Otro Monumento, otro silencio

Queremos escribir sobre monumentos, gracias a la web 2.0 ,nosotros mediocres críticos, podemos intentarlo.
Según la sociología geográfica, el monumento es un artefacto urbano que escribe la historia social, recorta en ese texto una parte del pasado que un grupo social, generalmente el que pude construir espacio, necesita ensalzar y sobre todo reinterpretar. Desgraciadamente, como la historia de Mitre, ni más ni menos, la monumentografía ciudadana, es un relato que se escribe desde "arriba", ya nos alertaba Walter Benjamin que "hasta los muertos no estarán a salvo" del selecto trabajo memorístico de las clases subyugadoras.
Un ejemplo característico de todo esto es el renovado monumento ciudadano a los "Caídos" en Malvinas.
Corrido de su anterior ubicación al frente del tanque del agua, para dar ese lugar para que se haga una plaza para los Bomberos Voluntarios, ahora fue localizado este símbolo memorístico de la infaustuosidad del año 1982, donde estaba la desaparecida por el progreso y por las bestias, vieja Estación de Trenes, en la esquina de la Avenida San Martín e Intendente Magfnasco, un buen lugar, céntrico y espacioso.
Lo llamativo de este armatoste de cemento armado, luces, placas y lemas, es que pareciera en realidad, un monumento al hidalgo orgullo de una nación victoriosa y militarista, cuasi prusiana.
Ya que en esa resignificación insensible de la guerra de Malvinas, emerge el lema: Honor, Gloria y Coraje.
Otras palabras otro monumento
Al quedar grabada para la posteridad Honor, Gloria y Coraje se pone un manto de olvido - parafraseando el belicista marcha de Malvinas - sobre la cobardía, el deshonor y la miseria con que el régimen cívico militar puso al frente, como carne de cañón a varias centenas de nuestros mejores jóvenes.
También ese manto de olvido, como toda la Historia, recubre el sufrimiento de miles y miles de madres, novias, hermanas y amigas frente a la prepotencia inhumana de la manipulación suprema del Estado: hacer guerrear a los pobres para beneficio de los mas acomodados. Los yankis que de guerrear y hacer matar a pobres infelices saben un poco, hicieron lo mismo, enterraron las imágenes de dolor de las Torres Gemelas, igual que en este caso, del sufrimiento de la guerra nada se sabe, nada se ve. Todo es Gloria. No vaya a ser que la gente tome conciencia y desobedezca el llamado a inmolarse para otros.
Esa bruma amnésica en forma de monumento hace olvidar también que la Democracia real existente que podemos practicar se debe en gran medida al dolor de todas esas personas.
Mejor no hablar de ciertas cosas, más vale hacer monumentos

(Monumento a los ex combatientes de malvinas, ubicado en Av. San Martín esquina Magnasco.)

Mientras el poder se olvida de una palabra verdaderamente significativa como DOLOR, éste solo se preocupa de poner en un marmol el nombre de un político de poca monta.


La torpeza de la clase dirigencial y las ganas de figurar en tiempo de campaña, a como de lugar, deja de lado el verdadero significado del monumento tranformándolo solamente en propaganda politiquera. Ubicando entre los nombres de los ex combatientes, y en un lugar central del monolito, el nombre del actual intendente de la ciudad.
Un poeta por favor
La Guerra según dylan

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Argentina debe remilitarizarse. Podemos tener armas nuecleares, así que nos pasamos por arriba a todo el Cono Sur.

Entradas populares de este blog

Contaminación Ambiental en Río Tercero, los repetidos "escapes" químicos

El accidente lógico

El Feminicidio también en Río Tercero