Mirar desde Río Tercero el tiroteo de Arizona, como en el matiné del cine Cooperativa

Como todos saben el pasado sábado fueron asesinados en el paraiso de la libertad seis personas, entre ellas una nenita de nueve años.
La performance Rambiana estuvo a cargo de otro fascista yanki y el ecenario tuvo lugar en una postmoderna arena de la democracia: las afuera de un supermercado de la ciudad de Tucson, en el estado de Arizona de los Estados Unidos de América, antiguo territorio mexicano anexionado por el expansionismo de la "primera democracia" a mediados del siglo XIX en consonancia con lo que hacia la burguesía argentina con los territorios indígenas.
Este hecho de sangre propio de la cultura norteamericana constituyó un claro intento de asesinato político perpetrado contra la Representante al congreso federal por ese mismo estado, la judeoamericana Gabrielle Giffords.
Esta legisladora o Representante como se suele decir en la jerga política de la todavía primera potencia mundial, era un objetivo predilecto de la derecha conservadora, porque se oponía a las leyes represivas para con la inmigración, estuvo a favor de la reforma del injustísimo sistema de salud estadounidense que tanto enardeció a los neocon, estas dos aspectos son suficientes para que Gabrielle Giffords fuera un apetecible objetivo de los cuantiosos esbirros fundamentalistas de América del Norte.
Entre sus últimas proyectos figuraba un recorte del 5 por ciento de los sueldos de los burócratas de Washington además de ser una promotora de las energías renovables y de acostarse al aldo de un astronauta.
Por ultimo cabe destacar que fue casi ultimada por este sicario de la intolerancia cuando la parlamentaria salía a las calles para que los ciudadanos la interpelaran, en lo que ella llamaba el “parlamento en tu esquina”.
La legisladora baleada en la cabeza es un fiel exponente del gobierno de Obama, si bien este régimen  continua con los grandes trazos realizados por Bush, solo encubierto con un leve barniz semiafricano, ya que mantiene incolumne las torturas rumfelianas, el poder financiero tal cual, el imperialismo y sus guerras genocidas, y un largo etc., sin olvidarnos de Guantánamo; con las medidas antes enunciadas, lo que representa esta mujer atacada alcanza para humillar a nuestros concejales, mal que los enoje.
  • Nuestros concejales riotercerenses se autoaumentaron recientemente a 15 mil pesos por mes sus dietas, la representante yanqui propuso bajarse los sueldos al 5 por ciento.
  • La legisladora  enfrentó la tempestad que facilmente levantan las corporaciones y votó favorablemente las reformas del sistema sanitario supuestamente para favorecer a los más desprotegidos, aquí los concejales dejan vaciar el APS por parte del ejecutivo municipal sin decir ni mu.
  • La legisladora yanki se preocupa por promocionar las energía renovables, aquí nuestros concejales ni saben de que se trata todo eso.
  • La legisladora yanki se opuso a los reaccionarios contrariando la ley represiva del estado de Arizona contra los inmigrantes, aquí nuestros ediles no han votado ni una medida de fomento para nuestras clases laboriosas populares.
  • Y por último pero no lo último, la legisladora tiroteada arriesgo el pellejo en tierras de cowboy desaforados – que ella misma fomentó - sacando el parlamento a la calle, en cambio nuestros concejales no conocen la problemática barrial, ¿se imagina querida lectora o lector, nuestros políticos sesionando en la calle, consultando a la gente irrepresentada para ver qué necesitan?
Así que, es posible que la legisladora esta que la parca le toco la cabeza, sea una garca, pero aun así le sobra para ser mejor que nuestros concejales.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Las primeras "noticias" de CNN demonizaban a la legisladora. cai en trampa. (Pero siendo parte del aparato yanki, no me mueve un pelo lo que paso)
Anónimo ha dicho que…
Y "nuestros" consejales dan verguenza, solo sirven para aumentarse los sueldos. GARCAS!

Entradas populares de este blog

Contaminación Ambiental en Río Tercero, los repetidos "escapes" químicos

El accidente lógico

El Feminicidio también en Río Tercero