Los DDHH en la Escuela:


Se podría comenzar una columna de DDHH planteando el ¡¡¡Juicio y Castigo!!! Sin dudas que se trata de un ejercicio indispensable ya que nunca debemos olvidar que venimos de 35 años de impunidad – Y de las herramientas legales que la garantizaron; Punto Final, Obediencia Debida, Indultos, etc.-.
Otra forma posible para abordar el tema podría ser discutir aquella “Teoría de los dos demonios” instaladas por la CONADEP, y blanqueada en el prólogo del Nunca Más por Ernesto Sábato.
En tanto que una tercer opción interesante podría ser interpelar nuestra idea sobre las responsabilidades por aquellos delitos de lesa humanidad y repensar el lugar que ocuparon (y ocupan) los poderosos, léase Los Rocca, Los Pérez Companc, Los Macri, Los Bulgheroni, Los Noble, La UIA, La Rural, y las multinacionales encabezadas por los Rockefeller (qué rol jugaron, qué lugar ocuparon durante…) en aquel período. Y en ese sentido tenemos que no solo dieron libertad para que las botas “reorganizaran el país” sino que fueron los principales beneficiarios, desde lo político pero fundamentalmente desde lo económico – podríamos mencionar “la bicicleta financiera con tasas altísimas”, la estatización de deudas privadas, negocio con el estado, etc.-. Entonces para garantizar y cuidar la “fiesta” económica “los patovicas” eran los milicos y su libertad de acción para matar y torturar.
Pero nada de esto vamos a profundizar, no vamos a entrar en esos terrenos. Entonces me gustaría dedicarle esta primer columna a pensar los Derechos Humanos desde La Escuela como institución. Columna que probablemente genere el enojo de muchos docentes, ahora sería bueno que el enojo diera paso a la reflexión…
Si bien las relaciones en la escuela han sufrido algunos cambios desde la dictadura hasta estos tiempos, en general perduran algunas de las herramientas de represión…
“Dicho de una forma más llana los pibes siguen presos de herramientas de dominación y sometimiento que desde siempre han sido las grandes herramientas para lograr la socialización.”
En ese sentido podríamos referirnos al rol docente como “dueño” del saber, al punto que define qué, cómo y cuando se debe aprender. Quizá es interesante cómo nos interpela J. Jacocot cuando propone que para generar personas emancipadas es necesario eliminar a los "explicadores", y entonces identifica a la explicación con una forma de sometimiento. Pero ese aspecto me gustaría dejarlo así abierto para otra oportunidad.…
Así es que finalmente nos queda quizá la más importante de las herramientas con las que cuenta la escuela para reprimir, dominar y someter que es la nota. Si ese numerito con que el docente califica el aprendizaje se convierte en la gran herramienta de represión y sometimiento…
La teoría pedagógica propone al docente como quien intenta inducir a los estudiantes a incorporar conocimiento y que sabiamente va corriéndoles la frontera para provocar el aprehendizaje del saber. Ahora en esta relación alumno-docente se interpone la nota, cuando digo que se interpone me refiero a que la nota mercantiliza la relación. El alumno aprende a hacer lo que necesita para aprobar, y el aprender… ¡¡¡Quedará para otro lugar!!!.
Así entonces suele ocurrir que la nota se transforma en una peligrosa herramienta…
“Si el alumno se porta mal… el gran momento para la sanción ejemplificadora es el cierre del trimestre o cuatrimestre. Ahí el docente afila su herramienta y castiga con una nota que le haga perder las ganas de seguir molestando…”
Entonces el camino es… a) Seguir en esa postura de no aceptar las normas impuestas con el casi inevitable aplazo / b) Adaptarse, amoldarse, adecuarse a las normas, cumplir con el comportamiento exigido por los docentes… con el posible premio de un 7.
Tan arraigado está ese concepto que por ejemplo los mismos pibes te dicen; ”…pero profe me porté bien ¿no me levanta la nota?!!!” Al mismo tiempo con el correr de los años y de los cursos vemos que pibes con inquietudes aprenden que… “si se quedan quietos y no molestan probablemente aprueben.”
Los estudiantes, fundamentalmente los más grandes (y se potencia por ejemplo en la universidades), aceptan y aprenden a no preguntar, a no pedir nuevas explicaciones cuando no entienden. Eso es parte del comportamiento que van adquiriendo durante la escolarización. No hay lugar para las inquietudes o para salirse del libreto establecido por el docente y la escuela como institución.
Me gustaría contarles una situación que le ocurrió a Julieta, mi hija…
“Ella conoció a los QOM por una actividad que organizamos desde La Radio para solidarizarnos con su lucha por recuperar las tierras que les robaron. Así fue que durante un recital ella no solo que juntó firmas o ropas y donaciones para el acampe sino que pasó todo el día con un grupo de muchachos que pertenecía a este pueblo. Así fue que Pablo, el líder junto a Félix Díaz, le enseñó que Toba era una forma despectiva que utilizaban los Guaraníes para llamarlos (la traducción aproximada sería algo así como mugrientos y vagos)…
Por supuesto, cuando Julieta tuvo que estudiar Pueblos Originarios en la Escuela, empezó indignada porque en los libros hablaba de Tobas. Además se cansó de decirle y explicarle a la maestra (y por ende a sus compañeros) que el nombre correcto era QOM. Volvía a casa enojada porque en cada oportunidad les decían Tobas (como en los libros).
Pero lo peor, la muestra más cabal de las cosas que ocurren en la escuela, fue cuando en el examen la maestra le descontó dos puntos porque…
“En lugar de tobas, Juli con toda convicción, puso QOM”
En conclusión podríamos decir que la escuela en tanto la podemos pensar como el lugar donde también se aprende sobre premios y castigos. En consecuencia se aprende a hacer las cosas que están bien por conveniencia y no por convicción. ¡¡¡Y la nota es la herramienta que permite otorgar aquellos premios y castigos!!!
Entonces me gustaría plantear los siguientes interrogantes:
¿Cuando se aprende es necesario que disponer de una nota que certifique el conocimiento? Dicho de otra forma ¿Se necesita de una calificación para aprender?
¿Quienes necesitan de las notas… los alumnos para confirmar que aprendieron o los docentes y la escuela como herramienta de control?
¿Existe alguna otra forma de confirmar el aprendizaje?
No tengo respuesta a estas preguntas, pero como me gusta perseguir utopías…¡¡¡Sueño con una escuela libre de notas!!!
César

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
extaordinario, muy bueno! como Mr Burns "excelente Smiders", muy bueno che....cristian primo
Jorge ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo ha dicho que…
Buenisimo.
Anónimo ha dicho que…
Esa historia que contás sobre lo que le sucedió a tu hija es indignante, lo que te demuestra que los maestros muy progres no son que digamos. Están llenos de frustraciones que descargan sobre sus alumnos. Pero es también cierto que, como dice Alejandro Dolina, en esta actual idolatrización de la juventud que presenciamos todos los días, motivada por codicia comercial, se suele obviar, por conveninecia, que los jóvenes han perdido toda noción del esfuerzo, toda ambición de progresar, total los padres los mantienen. Es muy común que los alumnos justifiquen su ignorancia diciendo que el docente no sabe enseñar, que los libros no son de fácil lectura, o apelando a todas esas teorizaciones posmodernas sobre el poder y el discurso. Se pone enfásis en la forma para no exhibir un visceral rechazo al contenido, al proceso de aprendizaje de por sí, porque en lugar de aprender lo único que quieren es escuchar cumbia y emborracharse con el tetra. Y dicho sea de paso, para seguir derribando mitos, fijate como los guaraníes, que formarían parte del conjunto de "pueblos originarios naturalmente prigresistas y solidarios y victimizados por el malvado capitalismo", presta atención a la manera en que trataban y se referían a sus vecinos. Esa falsedad de que todo lo anticapitalista y antimoderno es bueno es tan flagrantemente obscena como decir que los incxas o los aztecas eran pacíficos, o que la gente pobere quiere la revolución, cuando lo único que anhelan es el lujo y la desidioa que contemplan por la televisión.

Por último, la caricatura, que en realidad es tramposa y fascista. Porque traza un paralelismo irreal entre los seres humanos y los animales. Si el modernismo y el capitalismo no fuesen tan injustamente atacados, la sociedad seguiría pensando que los seres humanos somos esencialmente iguales y que todos, si se nos da el acceso a los medios necesarios, tenemos las mismas posibilidades de progresar y desarrollarnos. Lamentablemente se presta más atención a reaccionarios como Bourdieu, que critica el sistema educativo porque dice que emplea un parámetro único de medición de conocimientos al cual ciertos sectores sociales se adaptan con más facilidad que otros. Y en lugar de proponer una sana coerción desde la más temprana edad sobre los niños para que incorporen los parámetros de educación que la sociedad y la economía requieren, se inclina por una multiplicidad de parámetros, sumamente ineficiente, como si los recursos diesen para todo. Entonces terminaríamos teniendo bachilleres en cumbia, degustación de vino de caja o uso del Facebook, y olvidate de los ingenieros y los científicos.
Los nazis decían que la especie humana no era una sola, sino que existía una jerarquía en la que, obviamente, los blancos estaban arriba, naturalizando de ese modo diferencias que son el resultado de luchas históricas (porque aunque es cierto que uno no puede nombrar demasiados genios científicos, artísticos, empresariales o políticos de raza negra, habienno algunos, muy poquitos, asiáticos, y una mayoría europea-norteamericana, esto se debe a cómo se reparten los recurso, porque si se invirtise lo mismo en todos, este desbalance histórico se revertiría. Pero a no confundir las cosas, que no se trata de crear doctorados en candombe o posgrados en medicina vudú, sino a difundir los valores y conocimientos de esta sociedad capitalista que ha sido la más productiva, eficiente, y justa de la historia). Algunos hasta decían que lso arios eran una especie aparte. Esa repugnante idea es la que representa la caricatura, por eso me genera esta encendida reacción.
Como seres humanos tenemos el deber de difundir valores humanistas asentados en conocimientos técnicos y cuentíficos que nos permitan organizarnos de forma más eficiente.
Cesar ha dicho que…
Estimado Anónimo:
Me parece interesante lo que planteas aunque me atrevo a decirte que preparaste una ensalada mixta. Mezclás conceptos, y en ocasiones los confundís, y para finalizar lo que es peor tildás de facista a algo recurriendo a un análisis sesgado y a todas luces "reaccionario".
A ver, vamos a comenzar planteando el concepto de "reacción"; se trata de una actitud o actuación que intenta mantener el estado que presentan las cosas ante la presencia de agentes subversivos. Como tanto le gusta a nuestro amigo Anónimo podríamos citar por ejemplo a Issac Newton en su "principio de acción y reacción", en donde el científico más grande de la historia occidental propone como condición necesaria para la existencia de una "reacción" la presencia previa de una "acción".
En ese sentido la escuela se ha transformado en una de las herramientas reaccionarias por excelencia - así es que en ella se reproducen las diferencias sociales de este sistema -. Es el lugar en donde se controla y domina, en donde se "reacciona" contra lo diferente, donde se intenta uniformar el comportamiento utilizando eso que se denomina cultura.
Pero cuando se propone la hermenéutica de la diversidad - eso plantea la caricatura de alguna forma - usted señor Anónimo "reacciona" diciendo mire que vamos a tener que contemplar la contracultura de los pobres.
La existencia de pobres es un conflicto propio de esta sociedad que se muestra "violenta y reaccionaria" como ninguna otra. Creo que entenderlo así es el primer avance para pensar un mundo "más justo y solidario". - Vea usted señor Anónimo que no hablé de "eficiencia" porque es un estimador matemático muy pobre desde lo científico para medir como se distribuyen la riqueza que producimos como sociedad. Para profundizar este concepto solo tenemos que mencionar que la "eficiencia" trata de la relación existente entre lo producido comparado con los recursos utilizados -.
Saludos .
César
Anónimo ha dicho que…
César:

Yo considero que los reaccionarios son los que se oponen a la escuela tal cual es porque, como todos coincideremos, la escuela transforma las mentes (y los cuerpos también, si queremos ponernos posmodernos) y las acciones de aquellos, no sólo alumnos, que se involucran en ella. Lo que yo percibo en la entrada es que habría que condenar este efuerzo de transfromación que es la escuela, que la sociedad, tras mucho esfuerzo y discusiones, ha considerado como positiva para tener ciudadanos más comprometidos, trabajadores más eficientes y seres humanos más cultos. No creo que en la escuela se reproduzcan las diferencias sociales, al contrario, creo que es un vehículo de igualación ascendente, y me parece encomiable que a los chicos de medios de escasos recursos faltos de educación se los fuerze a adapatarse al patrón cultural de clases más elevadas, porque ese es el primer paso para que ellos mismos se eleven materialmente. Por eso siguen siendo reaccionarios, porque se oponen a una homegeneización que es necesaria para reducir costos.
Creo que tener que contemplar la "contracultura" de los pobres, si es que eso puede hacerse, porque los pobres por definicón no tienen cultura, son muy inferiores a cualquier forma de cultura, creo que tener que desperdiciar tiempo en eso es deprimente, además de proponer un modelo que, en lugar de buscar el progreso, parece querer que todos vivamos en la incomodidad y sordidez de una villa.
La existencia de la pobreza sólo puede ser combatida condenando todo lo que tenga que ver con ella. Y el conflicto propio de la pobreza no es exclusivo de esta sociedad. Es más, ha sido el capitalismo el que lo ha solucionado más exitosamente.
Estoy de acuerdo con tu definición de eficiencia, y estimo que es útil para enfocarnos en nuestra más urgente tarea: decidir como administrar los recursos. A más eficiencia habrá mejor distribución, y más justicia. Y para eso es imprescindible ejercer un dominio coercitivo sobre los niños.

Saludos
Cesar ha dicho que…
Tarea en casa:
1- Buscar en un buen diccionario enciclopédico los siguientes términos:
a- Reacción
b- Cultura
2- Escribir cien veces...
"No debo exigirle a los demás una rigurosidad científica de la que evidentemente carezco."
3- Una vez terminados los dos puntos anteriores intentar demostrar (vieja y sana costumbre que tiene la ciencia) la validez de las siguientes afirmaciones;
"...son reaccionarios porque se oponen a una homegeneización que es necesaria para reducir costos."
"...los pobres por definicón no tienen cultura, son muy inferiores a cualquier forma de cultura..."
4- Relea 2 veces el siguiente parágrafo;
"La existencia de la pobreza sólo puede ser combatida condenando todo lo que tenga que ver con ella. Y el conflicto propio de la pobreza no es exclusivo de esta sociedad. Es más, ha sido el capitalismo el que lo ha solucionado más exitosamente."
Si luego de la segunda lectura no encontró algún error importante o una afirmación intrínsecamente contradictoria buscar el significado del término "SOLUCIÖN".
Osbaldo Potente ha dicho que…
Me aburre leer a los fachos, para colmo esta lleno. pero hay una parafrase de dolina que seria la siguiente "la idolatrización de la juventud que presenciamos todos los días, motivada por codicia comercial, se suele obviar, por conveninecia, que los jóvenes han perdido toda noción del esfuerzo, toda ambición de progresar, total los padres los mantienen". Dolina se refeire a si mismo? las cirujias y la cama solar que luce, es simbolo del esfuerzo y el sacrificio personal, o quizas las propagandas del banco de la provincia desde la época menemistaadualdista lo es?. A todos mis amigos les gusta dolina a mi no, vaya esta pequeña escusa que me dio este minifacho para mandar furta al oficial (no importa quien gobierne) dolina.
Anónimo ha dicho que…
Aunque César no tiene autoridad para imponer tareas a los demás, mi espíritu solidario me llevó a seguir los pasos que él propuso, y, como era de esperar, se confirmaron mis posturas.
Respecto a Dolina, es conveniente mencionarlo porque se lo propone como exponente del progresismo nac&pop.
Cesar ha dicho que…
Jajaja. Muy bueno!!!
Qué enano intelectual. Solo te queda agregar... "gané yo y no juego más..."
No pierdo el tiempo, solo me atrevo a recomendarte que te compres una tortuga.
Osbaldo Potente ha dicho que…
Que se le va hacer Cesar esta lleno de forros, este es un lugar para ellos, tenemos que respetarselo. Fijate que practican como un cagonismo triunfante y en eso se parecen a los milicos picaneros de la dictadura.
Aplican como una picana trollera, solo con un espiritu de chapucero sadismo virtual, muy muy berreta.
Flavia ha dicho que…
Me parece interesante el articulo y me gustaría leer la reflexión que harías desde Ranciere sobre este punto.
Por otro lado, creo que luego de leer tu artículo me surgen algunas inquietudes: por una parte, el error de pensar la educación desde la escolarización (lo cual sería una visión sesgada de los procesos formativos).
En segundo lugar pienso en analizar el punto de vista desde el cual está pensado el artículo (siempre visto desde un punto, para continuar con la referencia bourdieuana usada por el amigo fachistoide), ya esto nos lleva a una dicotomía que no sólo encuentra su referencia en el sistema evaluativo, sino principalmente en el modelo educativo que le da lugar.
Quizás el artículo recae en una de las críticas más resonantes que se le hizo a las corrientes de pensamiento reproductivistas: "¿Cuál es la propuesta?".
Es importante pensar teóricamente las críticas, porque nos permiten problematizar y desnaturalizar prácticas que con el tiempo se han enraizado, pero desde la formación docente me parece importante pensar estrategias que no absoluticen, sino que permitan re-pensar las propias prácticas de aquellos sujetos que no sólo se han formado en un sistema con las características que nombrás, sino que no tienen el lugar ni el espacio (el modelo no se los brinda, ni facilita por condiciones laborales por todos conocidas) y quizás tampoco las herramientas para desestructurar su práctica.
El docente es el chivo expiatorio y el referente visible de una historia social, política y económica que se ha dado por resultado la desprofesionalización de estos, eliminándolos de la categoría de intelectuales que construyen y crean.
Bueno, es complicado (y quizás aburrido a los compañeros lectores del blog) explayarse más, pero me parece un muy buen artículo para el debate.
Saludos
Flavia
Cesar ha dicho que…
Hola Flavia!!! Gracias por el comentario.
Yo solo quiero agregar que me parece indispensable para el debate que digas, sin el temor de generar "aburrimiento". Y en esto hago mías las palabras que en algún momento platea Osbaldo Potente; aburre el facho seudoculto que más arriba se puede leer, lo hace porque escribe con una impunidad discursiva y una pobreza conceptual escondida en una maraña de palabras que pretende como "difíciles".
Ahora cuando se trata de debatir lo celebro por más que en algún punto puedo no estar del todo de acuerdo - no creo que los docentes sean víctimas o presas del sistema educativo -.
Pero esa discusión la dejo para otra oportunidad solo pretendía decir que espero otros comentarios si los crees necesario y abogo porque te des-hagas de aquellos temores.
Saludos fraternales.
César
Fer Net ha dicho que…
Genial... muy necesaria la reflexión aunque me deja el sabor amargo de no tener las respuestas para tus preguntas... y soy docente (un 1 para la profe!!!jaja)

Entradas populares de este blog

Contaminación Ambiental en Río Tercero, los repetidos "escapes" químicos

El Feminicidio también en Río Tercero

El accidente lógico