Conflicto en las empresas químicas de Río Tercero


Los Diarios de todo el país y de todas las tendencias vienen titulando en sus portadas “Record de la superficie sembrada con soja”, o “Record en la producción automotriz”.
Pocas actividades económicas quedan fuera de esta totalización en Argentina,... quizás el mundial.
Si en Río Tercero hubiera un mínima justicia redistributiva, esas dos noticias, tendrían que ponernos muy contentos a todos, y más, a los trabajadores directos e indirectos de las industrias químicas de nuestra localidad. Ya que tanto Petroquímica como Atanor, están integradas plenamente a las cadenas productivas de estos dos campos económicos.
Pero desgraciadamente no es así, ninguno de esos titulares trae alegría a nuestra ciudad, no solo porque al aumentar los ritmos de producción de estas fábricas, aumenta en relación directa, el riesgo de calamidades químicas por la falta de controles y de inversiones, sino porque, nada de esa riqueza se termina derramando en lo más mínimo, en los verdaderos hacedores de ella, es decir los trabajadores.
Hace muy poco, dábamos cuenta cómo los obreros contratistas precarizados de estas fábricas solo recibían disminuidas proporciones de toda esa riqueza que ayudan a obtener, de tal manera que se vieron empujados a reclamar a través de una esforzada huelga una recomposición de sus alicaídos salarios.
Queda evidenciado que los niveles record de producción, solo son una bendición para las multinacionales, ya que para los trabajadores y la ciudad toda solo aparece como una maldición: contaminación, deterioro en la salud y sueldos bajos.
Frente a todo esto, gritando democráticamente que el "efecto derrame" es otro mito del sentido común hegemónico, los trabajadores químicos han realizado dese la semana pasada, un plan de lucha que consistía en un paro de tres horas por turno exigiendo una serie de justas reivindicaciones más allá de la urgente recomposición salarial del 35 por ciento.
Como somos testigos los riotercerenses cada vez que se cuestiona este esquema productivo destructivo tanto en lo social como en lo ambiental, los gigantes intereses económicos que están detrás de estas empresas no se quedan quietos y usan todos los recursos simbólicos y políticos para doblegar cada justo reclamo que desentona con sus intereses deslocalizados.
En esta ocasión han vuelto a usar sus viejos aliados: el periodismo servil que castiga a toda la ciudad con el viejo lema contaminador ... “ Si siguen protestando, las empresas se va a ir”; o las tribunas institucionales, que parecen de uso exclusivo de las multinacionales, como es el caso del mismo Concejo Deliberante que llamó a una reunión disciplinadora al sindicato Químico frente a “los problemas en la seguridad que traería aparejado el reclamo salarial”.
Este ultimo argumento parece más ridiculo que la reciente "creada" bandera de Río Tercero, justamente, los que están ahí poniendo el cuerpo a las barbaridades productivas no van a realizar ninguna acción que vaya en deterioro de su propia de salud. Lo que lo empresarios querían a través del "conclave" realizado el día de ayer, era disciplinar a sus trabajadores y no disminuir en nada su producción en este momento único para ellos, y vergonzosamente usaron para eso estamentos republicanos sin que a nadie le diera el más mínimo pudor.
No olvidemos que sobresale en el plantel de concejales un dependiente directo de las multinacionales, el concejal del Frente para la Victoria el empresario contratista Abel Domínguez, el “compañero Abel”.
Nuestro mitológico hermano de Caín, como el de la Biblia, se hizo famoso por entregar sus corderos a Dios... ¿la fuerza de los nombres, no...?
El conflicto a estas horas, jueves 8 de julio, parece estar, por intermedio de un preacuerdo obtenido en el Ministerio de Trabajo ayer en Buenos Aires, en una situación propicia al pedido de los asalariados, de manera que se suspendieron las medidas de fuerza hasta el martes venidero.
Los trabajadores, bajando los niveles de producción, dan la impresión que obligaron a los los empresarios a recapacitar, de que sus actitudes en el aspecto salarial, de tan unilaterales son inconmensurablemente injustas; el resto de los ciudadanos, ¿ante la renuncia de los estamentos políticos y culturales, cómo podremos hacerles ver a esos personajes, que sus actitudes en lo ambiental son horrorosamente destructivas?


En la foto se observa a los empresarios convenciendo a los concejales del Frente para la Victoria de lo inseguro que es para la ciudad la lucha de los trabajadores.

Comentarios

Backunado ha dicho que…
En la foto se ve gente que da trabajo en Río tercero, pero está bien, tienen razón ustedes, que vayan las fábricas de la ciudad, total son unos pobres tipos que se quedan sin laburo, el campo les va a dar trabajo, sin contaminar la ciudad como lo hacen las fábricas, seguro que van a aprender a trabajar en el campo, porque en la fábrica lo único que hacen es crear una fuente de ineficiencia laboral, cobran sueldo por tomar mate o dormir la siesta.

Entradas populares de este blog

Contaminación Ambiental en Río Tercero, los repetidos "escapes" químicos

El Feminicidio también en Río Tercero

El accidente lógico