Río Tercero: Marketing político, barato e inescrupuloso


Los adjetivos del título configuran una verdadera perogrullada que solo se puede explicar por las necesidades de rebatir el sentido común neoliberal y posmoderno, instaurado desde hace un tiempo.
Podríamos decir parafraseando a los redondos "todo marketing político es barato e inescrupuloso".
De manera que el caso que vamos a reproducir a continuación no es el único, ni el primero, ni será el último, por ahora. Y es usado así por todos y todas, de forma tan inmoral, que hacer una parábola literaria con las inocentes hienas me resultaría cursi e injusto.
Por supuesto siempre se trata del uso en nuestra contra, de dineros de todos, y por otro lado, de bastarda manipulación de nuestras necesidades y culturas populares.
Se aproximaba navidad, miles de negados y los otros nos igualamos un poquito en estas prácticas sociales festivas. Salvando pequeñas minucias, algunos regalaran operaciones estéticas a sus insatisfechas esposas y los otros regalaremos baratijas de wisfull, lo que sea, pero ver en el rostro de nuestro ser querido, la felicidad generada por de la acción del don y el contra don, no tiene precio frente a tantas privaciones durante el resto del año, que no debería criticarse automáticamente desde el paradigma de la execrable sociedad de consumo.
Volvamos a nuestro tema, semejante potencia festiva popular no va a ser descuidada por los ingenieros de la especulación y el maltrato de las conciencias, es decir, los publicistas. Por lo tanto, como declama en su Facebook Gabi, la hija del intendente de Río Tercero, princesa aspirante al trono mayor de la ciudad por descendencia hereditaria: ¡Papa Noel visita Río Tercero!
Nuestra permanente observación y crítica sobre la puesta en escena ficcional de la política, abreva en al cada vez mayor repulsa de parte de la ciudadanía para con estos manejos inescrupulosos, como ya hemos remarcado, es así que hemos podido escuchar por las radios de la ciudad quejas de vecinas de nuestros barrios para con “la visita” de este obeso tío, que sufre de hipotermia o de ridiculez geográfica, vaya uno a saber.
Debido a esto los invito a leer lo que escribió una persona amiga, drilia tavian, sobre la cuestión:

Marketing politico en Río Tercero, papá Noel "repartiendo" caramelos en Barrio Magnasco (como quién arroja comida a las gallinas).

La gente resiste en el umbral de la esperanza y ya no se deja poner precio
Se gastaron tres millones seiscientos en la terminal y a los niños pobres de los barrios urbanos periféricos les tiraban pequeñas bolsas de cinco caramelos masticables con una nota de la Secretaría de Desarrollo Humano, Gabriela Brouwer de Koning. Como queriendo recordarles que es a ella a quien hay que agradecerle.
Ella no fue a entregar las bolsitas de caramelo. Pero fue su club de admiradores. Ahora ¿Por qué no un juguete en navidad?
Para la mayoría de estos niños la noche de navidad es una noche más. Donde una vez más los reyes o papa Noel no llegaran por sus casas a dejar un regalo porque tendrán otras prioridades, paradógicamente es muy probable que en la casa de Gabriela, Papá Noel no le dará a su hijo esas bolsitas de caramelo.
Vas a la Secretaria de Salud y no hay presupuesto para remedios. Vas a la Secretaria de Acción Social y no hay presupuesto para satisfacer las necesidades básicas insatisfecha de los pobres. Pero para los niños pobres que corren detrás del papá Noel: bolsitas de caramelos. Es la misma bolsita que les vienen tirando a los padres hace tiempo para someterlos a la perversa sumisión del asistencialismo como negación del hombre. Corren detrás de un papá Noel que lo que genera es opio y no liberación. Pero los padres percibieron esta intención y tuvieron la valentía de ser críticos y lo dijeron en el barrio y en los medios de comunicación que intentaron ser benévolos con su cliente la secretaria de Gabriela Brouw de Koning
¿Esta secretaria entenderá que es la navidad? Se animara a decirle a estos niños feliz NAVIDAD.
Pero la gente resiste en el umbral de la esperanza y ya no se deja poner precio.

Bolsita de caramelos que tiraba papá Noel en el Barrio Magnasco de Río Tercero, en las visperas de Navidad.

Detalle de la bolsita con 5 caramelos que tiró Papa Noel , que lleva la rúbrica de Gabriela Brouwer de Koning

Comentarios

Basta Fuerte ha dicho que…
Muy bueno el blog, te dejo el mio

http://basta-fuerte-radio.blogspot.com/

Nos leemos, saludos.
Valen ha dicho que…
cierto, tiraban como si fueran gallinas los pobres chicos, y muchos se quedaron sin nada. Lamentable
Anónimo ha dicho que…
Ahora, esta chica no se da cuenta que queda peor con la gente haciendo cosas como esta? No tiene un asesor que le explique como viene la mano?
Cancerbero ha dicho que…
Ay dios!!!
Pero encima mira el cartelito que le ponen, como dijese Einstein:
"Sólo dos cosas son infinitas, el universo y la estupidez humana... y no estoy seguro de lo primero."
Osbaldo Potente ha dicho que…
Salvo mis braders, y eso losinvalida, nunca nadie me felicito jamás...pero ahora lo hago yo mismo... ¡Qué hallazgo la fotito de esa criaturita... tanta desilución!!!!
Anónimo ha dicho que…
Un asco, si es verdad todo. La foto un lamentable hallazgo. Y no tiene asesor seguro. Y si existe, probablemente no lo escuche.

Entradas populares de este blog

Contaminación Ambiental en Río Tercero, los repetidos "escapes" químicos

El accidente lógico

El Feminicidio también en Río Tercero