Corrupción en Municipalidad de Río Tercero: Uso de recursos públicos en beneficio personal

La administración del intendente Luis Brouwer de Koning usa de forma ilícita recursos públicos, herramientas y personal municipal en la campaña electoral partidaria, tal como lo prueba la fotografía mostrada al final de este texto.
Si bien esta aseveración es de tal originalidad como los cables diplomáticos develados por wikileaks, ya que todas las personas independientes - salvo el periodismo por supuesto - saben y dicen esto, lo comunicable para nosotros es que pudimos fotografiar este ilícito en el momento que estaba sucediendo, es decir in fraganti.
El miércoles 23 de febrero pasado, a las nueve de la mañana, cuando pasaba por ese lugar en la avenida principal, en el espacio bancario político por excelencia, nos llamó la atención la ubicación, la estética y lo que decía ese monumento urbano erigido a solicitud del abogado Alberto Martino precandidato a intendente de Río Tercero por la UCR - sobre este monumento y lo qué significa, venimos discutiendo en artículos pasados, si bien configuran la esencia de la semiótica del poder político local, conceptualmente expresan la nada.
Esa soleada mañana riotercerense, vimos el imponente cartel de “Martino Intendente 2011” y lo quisimos fotografiar, pero cuando apuntaba con la camarita digital puedo observar que una camioneta y una cuadrilla de personal municipal estaba trabajando y acondicionando el local partidario a horas de su inauguración.
Es decir de forma ilícita e ilegitima, a todas luces corrupta, usaban en beneficio partidario y personal, recursos de toda la sociedad, confundiendo el estado con ellos mismos, al estilo Luis XIV, Gaddafi o Mubarak.
Un ilícito punible y repudiable, pero no para las fuerzas “vivas locales”, que ignorarán esta fotografía indolentemente, lo que dice por sí solo la decrepitud de esas fuerzas vivas, en realidad fuerzas "muertas" en lo ético.
Solo resta por destacar un elemento final y que cierra de forma bizarra esta “anécdota” – el menosprecio literario no depende de la importancia que usted o yo le de a este echo sino a la nula repercusión que tendrá en el aparato institucional de Río Tercero - cuando sacaba la fotografía fui increpado por una persona que parecía dirigir la cuadrilla, daba la clara impresión de ser un puntero político “acomodado” en la municipalidad, ya que lo enervó sentirse descubierto, y vociferaba a voz de cuello cosas como: “¡para quién trabajas!” - pensando que todos somos de esa calaña, por eso debemos aunar nuestro esfuerzo para que el clientelismo político deje de apoderarse de la voluntad de los pobres.
Esta indigna situación no terminó después de unos cuantos gritos, sino que acompañaron tipo comparsa zombi mi caminata, al estilo de los falcon verde del proceso, gritándome, acosándome y pidiendo órdenes por su celular.
Lo cúlmine de este desatino ocurrió cuando subí a mi automóvil - unas cuadras más adelante donde ya no tarifan el estacionamiento -, la camioneta prosiguió su marcha un tanto indecisa hasta que les llegó la directiva. Terminando la intimidación tomándome el número de patente con toda la violencia simbólica que eso representa cuando no es motivada por una infracción de tránsito, la esencia de la persecución.
Aterrorizado por la cultura de estas prácticas políticas con impronta a lo "José López" Villaroel, giré ingenuo hacia el edificio policial, ¿quién puede estar seguro frente al nivel intelectual de estos personajes?
Tengo más confianza en la memoria de internet – es decir en el conocimiento de personas independientes y honestas -, que en la ubicuidad de las instituciones de Río Tercero.

Foto del local partidario del precandidato de la UCR, el abogado y "chacarero" Alberto Martino, a horas de su inauguración, se puede ver el empapelado de la vidriera y en los flancos, una camioneta y un empleado municipal saliendo de ese lugar, en horario de trabajo y con su ropa reglamentaria, después lo siguió una cuadrilla completa con herramientas varias.





Detalle de la fotografía en que se ve la camioneta de la Municipalidad de Río Tercero estacionada en doble fila y a la espera que la cuadrilla municipal. termine su trabajo en el local de "Martino 2011"







Otro detalle de la fotografía en que se ve el empleado municipal con su ropa de trabajo reglamentaria saliendo del local partidario. 
- "El estado soy yo". Parecen repetir incansablemente los políticos locales.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Una verguenza... Estos pseudopoliticos se creen que pueden hacer lo que quieren? La impunidad con la que se manejan no tiene limites.
Con razon terminan todos millonarios, no gastan un mango y viven del trabajo ajeno.
Osbaldo Potente ha dicho que…
para que agregar, lo dijiste todo.
Lo único es que tal como es facil de pronosticar nadie dice nada, y lo vieron cientos, el contador esta en la misma pagina y no miente.
Saludos a usted que no esta vacunado para aceptar la corrupción como si nada

Entradas populares de este blog

Contaminación Ambiental en Río Tercero, los repetidos "escapes" químicos

El Feminicidio también en Río Tercero

El accidente lógico