lunes, 10 de noviembre de 2008

El accidente lógico

Como citábamos (acá), el problema del tránsito y del automóvil es parafraseando al conocido cantante popular "un monstruo grande que pisa fuerte".
Más monstruoso es la acción de los poderes públicos que en una acción conjunta dilucidada en la esfera pública, sacaron unos reductores de velocidad ubicados 24 horas antes en un sector donde los bólidos autopropulsados desarrollan velocidades centenarias en kilómetros de espacio cubierto por cada hora de medición.
En esa zona, el acceso oeste de Río Tercero, hoy lunes a media mañana tuvo lugar un choque frontal entre un Reanult Clio y un Volkswagen gol.
El accidente, según informo LV26, arrojó el saldo de dos heridos graves, siendo estas personas una avecinada en la localidad de San Agustín y el otro de los heridos es un riotercerense.
El director del Hospital Zonal de Río Tercero, declaró en ese mismo medio radiofónico, que uno de los pacientes presenta varios traumatismos y fracturas, mientras otro a sido derivado a una clínica privada, presentando esta victima de la colisión, traumatismo craneal.
Los dos tendrían por ahora pronóstico reservado.
Según trascendidos de asideros muy confiables, la decisión de levantar los reductores a sido tomada por el mismo intendente de Río Tercero, que no solamente sigue manteniendo el descontrol imperante en el tránsito citadino, solo con represión sobre los mas débiles, sino que le suma una fulminante desautorización al Secretario de Seguridad del municipio, muy útil esto para los poderes contaminantes de la ciudad (ver acá).
De ser así la vida y la salud de estos dos lesionados serían una responsabilidad directa del mismo Luis Brouwer de Koning.
Lamentable lo que sucede en nuestra querida localidad.

La flecha señala el cartel de los reductores de velocidad fallidos, que si hubieran estado..., mudos testigos de la tragedia constante y culposa por la inacción del funcionariado.